Locales

La terrible levedad del ser argentino

El espectáculo se repite a lo largo y ancho del país y refleja una de las grandes contradicciones del ser argentino: la de no tener conciencia del orden

SALTA.- Por una parte los gobiernos toman medidas precautorias contra el contagio del coronavirus, en algunos casos drásticas, pero de pronto, lanzan a la calle, amontonados, sin distancias ni protección a miles de ciudadanos a cobrar, para colmo los más ancianos, el sector de mayor riesgo.

Mientras los medios se afanan en transmitir la idea de quedarse en la casa, aislarse, salir con protección, guardar distancia, cuidar a los mayores de 65 años, el mismo Estado que impone las medidas de precaución lanza a la calle, en desorden y sin una estrategia a los más vulnerables.

¿En qué medida se ha puesto en riesgo en unas pocas horas todo el esfuerzo de casi un mes?

¿Existe garantía de que en ese amontonamiento no haya algún caso de contagio? Evidentemente no.

Esta postal de jubilados soportando las inclemencias del tiempo y jugándose la vida literalmente, es la expresión de que un tiempo se ha terminado. Esta imagen sería válida en 1960 o por allí, no en una época donde la tecnología ahorra tiempos, acerca personas –paradójicamente- y aliviana problemas.

La imagen advierte sobre la necesidad de avanzar hacia un cambio, porque pasada la pandemia el mundo habrá cambiado.

Un Estado presente es un Estado gobernado por personas de mente abierta, que perciben y comprenden el signo de los tiempos y avanzan con sus pueblos hacia el desarrollo.

Mientras en la Argentina y en Salta continúen en los puestos del poder personajes con la mentalidad de 1945, imágenes como estas continuarán repitiéndose.

Con el agravante de que muchos de los que aparecen en las fotos ya no van a estar.

Por: Redacción

www.ernestobisceglia.com

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Así es. Un verdadero caos en época de cuarentena. Un despropósito gigantesco. Digno de una falta de un moral accionar.
    Un espanto.
    Y lo digo porque yo trabaje alli. Un horror

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar