LocalesSalud

Los médicos de Salta expresaron su descontento

Una extensa caravana de vehículos recorrió las calles de la Capital salteña llamando la atención del gobierno por las condiciones en que desarrollan sus tareas los profesionales de la Salud

SALTA-(REDACCIÓN).- Una importante caravana de vehículos integrada por profesionales de la salud recorrió ayer domingo las calles de la Ciudad de Salta manifestando su descontento por las condiciones en que realizan sus labores.

En realidad, los reclamos contemplan muchas situaciones que vienen de larga data sostenidas en el sector de la Salud de Salta. La tarea médica desde la desregulación administrativa de los hospitales sumado a la falta de recursos permanentes, nunca ha estado a la altura de lo que se aspiraría como un sistema de salud pleno.

Estas situaciones se han visto agravadas por los efectos de la pandemia de COVID-19 que han puesto al sector de la Salud en la primera línea de riesgo y es donde situaciones hasta ahora disimuladas quedaron expuestas irremediablemente.

De ser aplaudidos, los médicos pasaron a ser denunciados, en el medio, una cantidad de sinsabores salpicó a la profesión más expuesta en este momento.

La marcha de ayer resumió todos esos sentimientos traducidos en denuncias de maltrato oficial, de falta de reconocimiento a su labor, de reducción de sueldos y denuncias como ha ocurrido en otras provincias.

Un caso emblemático es el de los dos médicos ahora procesados por contagiar ancianos de un geriátrico, cuando en realidad la profesión los obliga a movilizarse de un lado a otro atendiendo pacientes, generalmente porque los ingresos no les alcanzan.

En Salta, particularmente, se reclamó por la precarización laboral que supone enfrentar esta pandemia sin los insumos necesarios o de baja calidad, siendo que al final cada uno se protege como puede e incluso el que no puede comprar los elementos asiste igual “y ya verá”.

Siendo una profesión de alto riesgo, ahora los médicos se hallan expuestos a denuncias por mala praxis derivadas de posibles contagios de COVID-19, por lo que seguramente ahora tendrán que incluir en sus pólizas de seguro a este virus en el catálogo de coberturas.

En el fondo de toda esta protesta campea una lucha por defender la dignidad de la profesión y la dignidad de los hombres y mujeres que a diario enfrentan las condiciones más miserables de la vida: las enfermedades.

Sólo cuando los gobiernos tomen conciencia de que los médicos y sus pacientes son seres humanos y no valores estadísticos, se podrá quizás pensar en una restauración del imperio de la salud pública.

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar