ArtículosLocales

¿Para qué sirve el Güemes de la pos pandemia?

La sociedad ingresa en un tiempo de consecuencias desconocidas donde será necesario afirmar la conciencia social en paradigmas imperecederos para preservar la identidad y proyectar un futuro.

SALTA-POR ERNESTO BISCEGLIA.- ¿Qué nos espera en el tiempo de la pos pandemia?  Debiera ser la reflexión que transite a todas las conciencias a la luz de los hechos que vivimos. Cuando hoy la conmemoración de la muerte del General Martín Miguel de Güemes se realiza casi “a puertas cerradas”, en breve tiempo y circunscripto grupo de autoridades, mientras el pueblo debe conformarse con acompañar a través de las Redes sociales y los medios de comunicación, la meditación debe surgir inmediata y espontánea: ¿Qué nos espera en los próximos días?.

La historia contemporánea ha sido alterada de manera violenta, porque todo lo que entendíamos como normal hasta dos meses atrás, ha cambiado y lo que sobrevenga está más allá de nuestra previsión.

Éste es el nudo de la cuestión, saber encontrar un punto medio que nos permita abordar el Nuevo Tiempo pero sin dejar de ser lo que somos: salteños y argentinos.

Y lo decimos en este orden porque la Región ha sido siempre anterior a la Nación. Salta ha sido la gran contribuyente de la historia desde los tiempos de la Independencia, un carácter que se renueva en esta época porque frente a la crisis, está la oportunidad del cambio y del liderazgo.

Hoy el General Güemes representa nuestra pertenencia y permanencia

En esta fecha, la figura del General Güemes adquiere un carácter particular, esta vez es algo más que un bronce que guarda una memoria ilustre, es incluso más que un Prócer nacional. Hoy la figura de Güemes y su Gesta constituyen el anclaje de valores, conducta y visión que necesitamos sellar en la idiosincrasia popular para fortalecernos e ingresar al Nuevo Tiempo con una referencia identitaria concreta.

El de hoy es el Güemes que resume el concepto de Patria, de ciudadano militante, de compromiso público, de justicia social y distributiva, de regionalismo (su campo de influencia llegaba al sur de la actual Bolivia y norte de Chile); es el Güemes que revaloriza a las mujeres y la suma a la lucha de construir una nación libre y soberana. Es por fin, el Güemes ejemplo de esposo y padre, cuyos últimos pensamientos se agotan en la pena por dejar en soledad a su mujer.

Ella misma, Carmen Puch, también entroniza valores que deben modelar a la mujer de este tiempo de tránsito, como ejemplo del amor que consolida a la familia y fortalece al hombre que lucha, porque habrá que luchar bastante. Es la madre generosa con la vida a pesar de las circunstancias, la que vela por sus hijos huyendo a caballo embarazada para protegerlos del enemigo que acecha. Es la que acompaña a su marido hasta en la muerte. Un paradigma de la fidelidad.

¿Para qué nos sirve el Güemes del pos COVID-19?

Sirve para construir el modelo del nuevo ciudadano y del nuevo gobernante. Sirve para generar una pedagogía güemesiana que enseñe además de los hechos históricos, los valores cívicos, patrióticos y morales que elevaron a ese salteño del siglo XVIII a la cumbre del pedestal que hoy sustenta su bronce, desde donde mira no ya al enemigo, porque éste que nos ataca es invisible, sino que otea el futuro señalando que el camino por venir no será fácil, advirtiéndonos de que habremos de transitar territorios agrestes y momentos de zozobra.

Pero también es el Güemes que señala la victoria, que es prenda de unión porque ante el poncho rojo se unifica la salteñidad. Es el Güemes del tiempo por venir, porque si la historia es necesaria para los pueblos, los ejemplos de sus grandes hombres son imprescindibles.

 

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar