ArtículosLocales

Manuel Belgrano, ése Prócer depredado más allá de la muerte

La vida de Manuel Belgrano es un testimonio único de entrega, rico de nacimiento murió en la pobreza y aún después de la muerte continuó siendo ultrajado.

SALTA-POR ERNESTO BISCEGLIA.– El General Manuel Belgrano es uno de los tres Padres de la Patria que cargó con una vida azarosa y regada de complicaciones a raíz de su vocación política y libertaria. Sin necesidades ya que pertenecía a una de las familias más ricas del Virreinato, decidió poner su talento al servicio de la construcción de un nuevo país, libre y soberano.

Fue el hombre que estuvo más allá de su tiempo, pues mientras todos luchaban por el resultado inmediato de una revolución para cambiar gobierno, Belgrano miraba esa instancia como el umbral necesario para desarrollar un país desde la educación, la cultura, el periodismo, la náutica, la agricultura, la teología y abrir un espacio de participación para la mujer.

Hoy, Belgrano se constituye en el paradigma necesario para el tiempo que atravesamos, un momento crítico que exige cambios estructurales en la política, en la sociedad, en la economía y en la cultura. Así como él advirtió que sin educación “En balde será cansarnos, nunca seremos más de lo que somos”, así también ahora hay que repensar cómo vamos a educar.

Cuando el gobierno quiere resolver una cuestión ideológica avanzando sobre el campo y las comercializadoras, habría que volver a los principios de la economía que predicaba Belgrano y a sus instrucciones sobre el valor de la tierra como productora de riqueza para el país.

La política necesita con urgencia sangre belgraniana para cambiar a los depredadores del Estado que ocupan los cargos públicos por ciudadanos con sentido de Patria, de comunidad y de servicio. Belgrano era un hombre rico y se empobreció hasta límites vergonzosos por darlo todo a la comunidad: “Yo mismo vivo de prestado y he ofrecido mis camisas para vendas para los heridos”, le dice en una carta al General Martín Miguel de Güemes.

Hoy los funcionarios llegan sin camisa y se van con trajes de diseño, vehículos importados y más propiedades que el Aloe Vera, como suele decirse.

Ultrajado hasta después de muerto, cuando sus cenizas fueron exhumadas para ser trasladadas al nuevo Mausuleo, el entonces ministro de Interior, Joaquín V. González y de Guerra, Pablo Ricchieri –el que impuso el Servicio Militar Obigatorio- se robaron los dientes. Ante el escándalo público, debieron devolverlos. La Revista Caras y Caretas publicó una caricatura que decía:  «Los ministros odontólogos», donde Belgrano decía: «¡Hasta los dientes me llevan! ¿No tendrán bastante con los propios para comer del presupuesto?».

En el año 2006, dos pistolas  antiguas, fabricadas especialmente para el general argentino, fueron subastadas por US$ 374.400 en Christie´s, en Nueva York. La subasta tuvo lugar en medio de un gran revuelo mediático, no sólo por el indudable valor histórico de las armas, sino por el fuerte deseo de muchos argentinos de que regresaran, más de 150 años después, a su país.

Las armas, fabricadas en el Reino Unido por Henry Tatham & Joseph Egg, aparentemente en 1814, fueron un obsequio de la Ciudad de Buenos Aires, entregado a Belgrano por el Congreso de Tucumán en 1816, con motivo de la declaración de la independencia de Argentina.

Con una inscripción en oro que dice «la Ciudad de Buenos Ayres al General Belgrano, vencedor de Tucumán y Salta. La libertad de la patria establecida», las pistolas presentan incrustaciones de oro y plata cincelado, y vienen en un estuche de madera, en cuya tapa aparece grabado el nombre de Manuel Belgrano.

Las pistolas reaparecieron en manos de William Simon, secretario del Tesoro de Estados Unidos durante la presidencia de Gerald Ford (1974-1977), quien las vendió para la subasta.

El día que degradaron a Belgrano

Incluso tuvo que padecer Manuel Belgrano las consecuencias de la irracionalidad ideológica del gobierno kirchnerista cuando la entonces presidente, Cristina Fernández, firmó El Decreto 292/2011 que rezaba: “Declárase el año 2012 como el «Año de Homenaje al Doctor D. Manuel Belgrano», eliminando su título de General, cuando precisamente su gloria responde a su actuación como militar triunfante en las Batallas de Tucumán, Río Piedras y Salta.

El robo del reloj

Hasta su reloj de bolsillo  fue robado de un museo en 2007 y nunca pudo ser recuperado. Era la última posesión terrena dado en pago a su médico Joseph Redhead antes de morir, fue robado del Museo Histórico Nacional. Era una pieza de oro y esmalte, con cadena de cuatro eslabones con pasador, con el monograma «Belgrano» grabado, valuado en unos 400 mil Euros. Jamás fue recuperado.

Difamado moralmente

Un supuesto revisionismo histórico alentado por ideologías contrarias al sentido de Patria tergiversaron la historia argentina con manipulaciones aviesas sobre los hechos y los hombres que nos legaron la nacionalidad. En ese afán de destruirlo todo fueron por la integridad moral del Prócer argumentando su supuesta homosexualidad.

Para justificar esos maledicentes comentarios se basaron en la voz tiple de Belgrano que provocaba risas entre la soldadesca ante las voces de mando, bromas que le costaron una sanción al Coronel Dorrego de parte del General San Martín por “mofarse de un oficial superior”. También arguyeron la supuesta inclinación homosexual de Belgrano interpretando la pose y la calza que luce Belgrano en la pintura que en 1815, en Inglaterra le hiciera el pintor francés Francois Casimir Carbonnier.

El hombre más allá de la infamia

Se levanta Manuel Belgrano desde su tumba, a doscientos años de su muerte cubierto de la gloria que lo precede es que inmortal y sobrevuela muy alto las bajezas de los hombres que lo traicionaron en vida, que lo ultrajaron en la muerte, que junto a los ciudadanos decentes que guardan en alto su memoria, disfrutan de la Bandera y de la Patria que los esfuerzos de este General improvisado pero victorioso le legó a las generaciones que lo sucedieron.-

 

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Profesor Bisceglia
    Es muy importante su labor de destacar a nuestros próceres y recordarnos la Historia Nacional sus grandes epopeyas , muchas gracias !!!

  2. Coinciden de regreso a Buenos Aires Belgrano y el infame Dorrego. Este último disfraza a un opa decSantiago de «genetal» y lo hace que remede a Belgrano quien sufre esa afrenta enfermo. Lavalle fue instigador al fusilamiento, quizá no debiera haberlo hecho pero Dorrego no era un hombre facil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar