Locales

Salta:  El futuro de la provincia depende de cómo se gestione esta crisis educativa

Las organizaciones internacionales dedicadas al análisis el fenómeno educativo están considerando que el costo social provocado por el cierre de establecimientos a causa de la pandemia “será dramático”.

ARGENTINA-SALTA-REDACCIÓN.-  Es un hecho innegable que el mundo ha ingresado en otra etapa de su evolución donde los paradigmas sociales, culturales, económicos y hasta religiosos han cambiado desde hace noventa días atrás.

No se conoce un cambio de época tan vertiginoso como dramático donde todos los valores y procedimientos sociales se han trastocado y están mutando en su modo de ser.

El terreno donde mayor impacto ha provocado la pandemia de COVID-19 es el de la educación donde se afirma que “Los docentes deberán cambiar su forma de enseñar en septiembre”.

Para la OCDE, responsable del informe PISA, la consecuencia más grave del cierre de las aulas es la desaparición de la escuela como elemento de integración y equidad social. En la escuela además de encontrarse con la variedad de situaciones los chicos aprenden el concepto de responsabilidad social”, de allí  que resulte necesario pensar en cómo seguir con un modelo educativo sustentable.

La consecuencia más grave del cierre de las aulas es la desaparición de la escuela como elemento de integración y equidad social.

La educación enfrenta el desafío de analizar cómo los alumnos con menores recursos pueden seguir estudiando desde la casa, además de resolver también el problema de los docentes que no cuentan con los elementos necesarios para enseñar a distancia. En uno y otro extremo se da además el muchos casos el problema de la falta de capacitación para abordar la enseñanza-aprendizaje digital.

Un regreso a las aulas distorsionado  e inequitativo donde unos volverán motivados y otros descolgados en tiempo y modo con una desigualdad que crece de manera exponencial diario.

Esta realidad ha propuesto una brecha no sólo digital sino social donde los hijos de familias más acomodadas tendrán opciones de nivelar a sus hijos, pero el gran número quedará desamparado en materia de conocimiento.

Salvar la educación en equipo

El desafío es lograr una educación pos pandemia eficiente y eso requiere de un trabajo en equipo entre autoridades y docentes en “Redes de colaboración” para diseñar planes de docencia o compartir material pedagógico. Es importante respetar la autonomía de los docentes, pero en este momento hay que fomentar la cultura colaborativa y no estar esperando instrucciones de los Gobiernos, sino tomar la responsabilidad de la situación y contactar con colegas para poner en marcha medidas innovadoras.

La nueva educación es corporativa, creando comunidades y comités de estudio entre los colegios para mejorar los conocimientos y la enseñanza digital. El cambio debe comenzar desde la comunidad educativa.

Los sindicatos deberán cambiar su formato para generar liderazgos que se involucren en la solución de forma activa, porque los gobiernos están quedando muy lejos de poder brindar una solución a los problemas que ha planteado este cambio.

La innovación educativa requiere colaboración entre lo público y lo privado porque la educación no es sólo cuestión del gobierno. Es necesario que la sociedad se involucre y aporte ideas creativas.

El futuro de la provincia depende de cómo se gestione esta crisis educativa.-

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar