ArtículosLocales

Cristóbal Colón no descubrió América: El misterio de la “Carta de los Templarios”

La “Leyenda Negra” y una “Historia Oficial” han escondido datos relevantes sobre la vida del navegante que no habría descubierto ninguna “Tierra lejana” sino que habría sabido muy bien hacia dónde se dirigía. ¿Por qué las velas de las carabelas traían la Cruz de los Templarios?

SALTA-POR ERNESTO BISCEGLIA.- En la discusión de la Historia Moderna el nombre de Cristóbal Colón es un hito donde se dividen las aguas y las corrientes lo asumen como un osado navegante, un científico o un genocida que destruyó civilizaciones enteras. Sin embargo, su figura todavía permanece rodeada de claroscuros ocultando verdades que la “historia escolar” ha simplificado hasta darle una tonalidad insostenible para cualquiera que advierta –razón mediante- la inocencia de que Colón conmovió a los Reyes Católicos de España mostrándoles una naranja o parando un huevo sobre una mesa. Lo cierto es que le prestó a la Corona de España un servicio que puso a ese reino a la cabeza del mundo de aquella época.

Cólon ¿Fue Templario, Illuminati o un corsario aventurero?

La falta de documentación fehaciente sobre la vida del navegante Colón como la certeza de que según historiadores españoles su familia fue “una contumaz y prolija falsificadora de documentos”, ha contribuido a tejer todo tipo de hipótesis, entre las cuales la más difundida y en cierto modo aceptada es aquella de señala de que Colón sabía perfectamente hacia dónde se dirigía y qué y a quiénes encontraría allí.

Los autores que han investigado este tema señalan también de que las tierras americanas habrían podido ser conocidas ya desde tiempos anteriores a la cristiandad; de hecho, el famoso “Mapa o Carta de Piri Reis” podría testimoniar que lo que posteriormente se llamó “América” ya era conocida desde épocas inmemoriales.

Piris Reis declara que para elaborar su mapa consultó uno confeccionado por el mismo Colón en 1485 y un libro perteneciente a Colón, que databa de los tiempos de Alejandro Magno (360 AC). Estos documentos fueron obtenidos de un prisionero que había sido marinero de Colón en dicha expedición.

El prisionero le habría relatado a Piris Reis lo siguiente:

…»Los habitantes de esta isla viendo que ningún mal les venía de nuestro barco, por consiguiente, cogieron pescado y nos los trajeron, empleando sus canoas. Los españoles se alegraron no poco y les dieron baratijas, pues Colon había leído en su libro que a aquellas gentes les gustaban mucho las baratijas».

La eliminación de los Templarios y el desconocido destino de su Flota

El contubernio entre el Rey de Francia y el Papa Clemente V que hizo desaparecer a la Orden de los Templarios bajo falsas acusaciones de herejías con el sólo objetivo de quedarse con su descomunal fortuna, es sin quererlo, un capítulo más en el errante destino de Colón.

Cuando en octubre de 1307 las tropas reales asolaron el Templo de París y fueron encarcelados, torturados y quemados en la hoguera los Caballeros Templarios, se dice que aquella noche antes de llegar los franceses, cuatro caravanas habían partido llevándose el tesoro templario y su documentación. Una de esas columnas partió hacia el puerto francés de La Rochelle donde se hallaba anclada la flota templaria que partió, según algunos hacia Escocia y según otros, hacia América.

Curiosamente, el día 12 de Octubre de 1492, cuando Colón toma posesión de las tierras americanas en nombre de los Reyes de España, sería también la misma fecha de la que se tendría constancia escrita de una llegada a Guanahaní.

Cristóbal Colón y las Cartas Templarias

La tradición más aceptada señala que Colón habría recorrido los monasterios templarios diseminados por el norte de Italia y el sur de Francia estudiando su documentación. Allí habría tomado conocimiento de que los Templarios ya tenían comercio con aquellas tierras desde mucho tiempo antes, sólo que guardado bajo estricto secreto y por razones obvias.

Además, está demostrado de que Colón era de los pocos que conocía perfectamente el método matemático de navegación utilizado desde el siglo II a. C.

Los Templarios, los primeros encomenderos

Según lo expuesto en el Codex Templi, su autor sostiene que los Templarios ya poseían una encomienda en Nicaragua, la cual desapareció a causa de una erupción volcánica o de un terremoto, que cerró el paso entre el lago Nicaragua y el Pacífico.

La rapiña de los corsarios: Los hermanos Pinzón

Una empresa de la envergadura de la que planteaba Cristóbal Colón no podía pasar desapercibida para ojos voraces. En el seno de la corte española era conocida la ruta y las flotas de naves que podían ser fácilmente desvalijadas de los tesoros que transportaban.

Vio entonces el valenciano, Luis Santángel, la oportunidad de que nuevas tierras fueran promesa de agricultura, mano de obra esclava y comercio de esclavos también.

Aquí es donde habría que explayarse en la conspiración de marranos y conversos que pasaron a la América y continuaron siendo criptojudíos, es decir, a pesar de haberse convertido en la forma al catolicismo, practicaban sus ritos en secreto.

Así, los hermanos Pinzón fueron colocados por estos intereses en la caravana de Colón y nombrados como “hombres de confianza”.

Y la nao va…

Así las cosas, parece evidente que el viaje de Cristóbal Colón más que una aventura hubiera sido una misión y el almirante el jefe de un Grupo de Tareas que llegó con el mandato de anexar estas tierras a un imperio dominante de la época.

Sin embargo, una de las preguntas más sintomáticas es aquella de por qué las carabelas de Colón traían en sus velas como símbolo visible la Cruz de los Caballeros Templarios. Esto mueve a pensar en que realmente el genovés sabía perfectamente lo que estaba haciendo y que los nativos ya conocían aquella Cruz y por eso recibieron tan gentilmente a esos hombres, que no tenían las mismas intenciones ni la misma espiritualidad de sus posibles primeros visitantes.-

La imagen puede contener: Ernesto Bisceglia, de pie, cielo y exterior

 

 

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar