ArtículosLocales

La Caldera: La Virgen descabezada ¿Una alegoría del femicidio?

El vandálico acto cometido en La Caldera contra la Imagen de la Inmaculada atenta no sólo contra la religiosidad de un Pueblo sino que además esconde un mensaje de clara violencia de género.

SALTA-POR ERNESTO BISCEGLIA.- La imagen de la Virgen vandalizada en La Caldera pone sobre la mesa de la discusión temas que tocan a toda una comunidad que también ha sido agredida, porque las imágenes para los cristianos católicos son sagradas.

La iconografía religiosa representa un punto de unión material y sensible entre la devoción del fiel y lo que la imagen representa, es un espacio de contacto para el creyente, de allí su importancia.

Que vivimos en una sociedad que reclama libertad de expresión es verdad, pero esa libertad de opinión jamás puede transformarse en un instrumento para la ofensa y mucho menos a través de un acto violento.

El tema de fondo en este caso es el respeto que nos debemos todos en homenaje a una necesaria y pacífica convivencia en la diversidad. Podemos tener creencias distintas pero la paz social sólo es posible en el marco de un mutuo respeto.

El ataque a la figura de la Mujer

Hay sin embargo una cuestión más de fondo y grave: quien atacó la imagen de la Virgen atacó la imagen de la Mujer y en el mensaje subliminal yace la intención del femicidio. Porque hay muchas formas de agraviar una imagen, desde pintarla, colocarle objetos, incluso dañarla, pero decapitarla traduce un siniestro sentido de violencia de género. Porque se puede no creer en lo que representa la Imagen, pero se ataca a lo que representa: una mujer. Y madre.

¿Qué clase de individuo es capaz de semejante acto?

Visibilizar la problemática del femicidio, no es promover el feminismo

Es necesario visibilizar esta problemática de la mujer, porque si se reacciona así con una obra de arte que no le gusta, ¿Cómo se reaccionará con otro tipo de conductas que no le gustan de una mujer?

Sin embargo, militar en una prevención del femicidio no es fomentar el feminismo que corre por otra vía muy distinta. El femicidio es una expresión del contexto de violencia que sufre la mujer que incluye la violencia familiar y sexual. El feminismo es una ideología que toca extremos irracionales incluso.

Hechos, no palabras

Junto al Equipo de profesionales de nuestra Consultora estamos elaborando estrategias de divulgación de distintas temáticas sociales, una de las más importantes es precisamente ésta de la violencia de género y la prevención de conductas peligrosas para la mujer.

El camino que concluye en el femicidio está regado de actos y conductas que causan sufrimiento físico, psicológico, sexual y espiritual. Estas son expresiones de estereotipos culturales heredados que violentan la igualdad entre el varón y la mujer, pretendiendo que la mujer por su condición de tal debe ser dominada y discriminada.

La violencia contra la mujer es un problema de Salud Pública

Así lo declara la Organización Mundial de la Salud (OMS) que califica a estas actitudes como una violación a los derechos humanos. Desde ese punto de vista hay que enseñarle a las mujeres que algunas conductas que se entienden como “normales” por producirse en el contexto familiar, por ejemplo, son en definitiva actos discriminatorios que de no detenerse oportunamente pueden resultar en esa decapitación simbólica que alguien perdido realizó a una Imagen, pero en la persona de una mujer.-  

La imagen puede contener: Ernesto Bisceglia, de pie, cielo y exterior

 

 

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar