Locales

La Justicia y los medios

Los tiempos de la Justicia, al igual que los tiempos de Dios, parecieran que no son los mismos que para el resto de los mortales como Ud. y yo.

SALTA-POR OSCAR DELMASTRO.- Consecuente con lo expresado  no resulta nada fácil definir si esos tiempos son provocados por una simple apatía, una inoperancia, una conveniencia política o una conjunción de todos ellos.

También podríamos estar hablando de una “mala praxis” judicial, en cuyo caso sumaríamos a la consabida lentitud de sus actos la responsabilidad profesional  por los mismos, que fueran realizados con negligencia, es decir, por la omisión o descuido en el ejercicio de la profesión,  judicial en este caso.

La Justicia por su “declarada” imparcialidad está llamada a ser quien establezca o determine el justo equilibrio entre los tres Poderes del Estado y  por ello y en cierta medida es garante de una necesaria independencia entre los mismos.

Una vez más debemos lamentar los argentinos el “defectuoso” accionar de la Justicia a la que, a todas luces, ya hace tiempo se le ha caído la venda, guarda o custodia de su “debida” imparcialidad.

En los últimos tiempos le ha tocado al periodismo, “el Cuarto Poder” del sistema republicano, alzar la vara de su intervención para lograr “tibias” respuestas de una Justicia cada vez más indolente y entregada a los placeres mundanos surgidos o consecuencia de  espurios acuerdos.

Un ejemplo muy claro han sido y continúan siendo la proliferación de las tomas o usurpaciones de inmuebles en todo el ámbito del país, las que han tenido en la Justicia un inesperado aliado por su inactividad  y en los muy pocos casos en que se ha manifestado lo ha hecho con un altísimo grado de ineficacia.

Sólo el excelente trabajo mancomunado de todos los medios del país consustanciados con la verdad  ha logrado sacarla de ese injustificado  letargo en el que estaba vaya uno a saber por qué ignorada razón…

El “cuarto Poder” ha vuelto a constituirse en Argentina como tantas otras veces en el resto del mundo en un pilar fundamental para el mantenimiento de la estabilidad institucional de la sociedad.

Es reiterado su descrédito ante esa sociedad a la que debería estar protegiendo irrestrictamente en sus derechos constitucionales, como por ejemplo el derecho a la propiedad garantizado por la propia Constitución Nacional

Cierro este comentario y me quedo con lo expresado con su claridad conceptual por el periodista Joaquín Morales Solá en el final de su columna del Diario La Nación del martes 3/11/2020 con respecto al Fallo de la Corte referido al traslado de los jueces que tienen a su cargo el juzgamiento de la ex Presidenta y actual Vice Presidenta.

Esto es lo que consigna:

“De todos modos, a la Corte no le corresponden los equilibrios salomónicos, sino la aplicación del derecho. Hasta sus tiempos fueron políticos, no jurídicos. En el fallo decidió quedar bien con todos, aunque ese propósito es una misión absurda. Tenía que decidir si respaldaba a los jueces o si se los entregaba a Cristina Kirchner. Decidió a favor de la expresidenta, pero les guardó el cargo a los jueces durante un tiempo. Solo durante un tiempo. Decidir no decidir de manera definitiva y clara es, en algunos casos, como morir de a poco.”

DIOS salve a Argentina.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar