Locales

Ni “La Última Cena” fue tan tensa:  ¿Se abate ya una conspiración para reemplazar al Arzobispo Cargnello?

Si existe en toda la historia del Occidente cristiano una Institución que ha perfeccionado su diplomacia a niveles tan finos de ser capaz de convertir una mentira en verdad revelada, llegado el caso y la necesidad, ésa es la Iglesia Católica.

SALTA-POR JUAN IGNACIO ESCRIVÁ.- Días pasados hubo una reunión social a la cual asistieron miembros de un sector mayoritario del clero de Salta donde se trataron temas que iban desde jugosos hasta escabrosos.

En esa reunión celebrada en el quincho de un personaje de peso gravitante en la política de Salta, los eclesiásticos jocosamente denominados “Los12 Apóstoles” por el número de asistentes, comentaron los abusos que estarían sufriendo los sacerdotes que no se doblegan al autoritarismo y caprichos del “Gran Bonete”, como sarcásticamente se habló el fin de semana de Cargnello en una cena en el Club 20 de Febrero.

Siempre al decir de estos conjurados, el poder del arzobispo dentro del clero salteño se estaría minando y sería que ya algunos informes obrarían desde hace largos meses en oficinas vaticanas sobre “algunos temas casi infernales” (SIC), además de gestiones que se vendrían haciendo a nivel del Episcopado nacional para remover al jefe católico local.

De estas maniobras estarían participando hombres del foro jurídico salteño y políticos de talla que obrarían al modo de “dobles agentes”, algunos de ellos de significativa presencia en lo que fuera la Universidad Católica de Salta, hoy llamada “UCASAL”.

El inicio de “La Caída”

Según informó un asistente a este cónclave non santo, el acabose habría sido el “reto” de Cargnello al ex presidente, Mauricio Macri y la “elevación a los altares” de “Nuestro Juan Manuel”, acto de repercusión nacional y que cayera muy mal dentro de sectores de peso de la política de Salta, entre miembros de “La Obra”, padres de importantes colegios confesionales y por supuesto, dentro del clero mismo, porque “nos dejó pegados con un gobierno corrupto”, señaló la fuente.

Este evento desató una feroz interna adormilada desde hace ya unos años a esta parte dentro del Presbiterio local por la sucesión del solideo arzobispal. En efecto, como en Salta todo es tradición, una de ellas es la de “aguantar” determinado tiempo a un arzobispo y luego comenzar a “serrucharle el piso”.

Curas probos y de los otros

Otro tema candente que tiene inquieto a un más que importante sector del Presbiterio local sería el maltrato y destrato que el arzobispo Cargnello tendría hacia los curas que no le rinden pleitesía apostólica o “se reducen a la servidumbre”, como consignó la fuente. Ocurre que las bajezas de algunos curas ya castigados por la ley se utilizarían para aplicar admoniciones a los demás, del tipo “Mirá que te puede pasar como a fulano”, dicho de otro modo –siempre al decir del informante- “Te matan con un carpetazo”.

Inquisidores y sicarios

Así las cosas “ninguno de los curas tiene la tranquilidad asegurada si no rinde en el séquito”, aseguran, porque el arzobispo tendría armada toda una cofradía de inquisidores (el Tribunal Canónico) y sicarios mediáticos a sueldo que cobrarían para colaborar en las operaciones de prensa contra algunos curas valiéndose de difamaciones e incluso amenazando a jueces y fiscales que no obran según el “Gran Bonete” (SIC) lo manda. Este entramado curial, sin embargo, tendría fugas a través de elementos con acceso al despacho principal que «llevan y traen info como forma de garantizar su posición para ahora y eventualmente, para después».

Hijos y entenados

También fue motivo de balance en el ágape la situación del cura, José Carlos Aguilera, quien fue mostrado ante la comunidad como un “bandido sexual” cuando en realidad la justicia penal lo absolvió y la Curia “en complicidad con el Tribunal eclesiástico –dijo la fuente- lo expuso quitándole el estado clerical y violando el secreto pontificio, porque Aguilera todavía tiene la instancia de apelar en Roma”. En ese sentido, los presentes opinaron que lo de Aguilera habría sido un “correctivo y un “mirá lo que te va a pasar” si no se ajustan a ley de la Curia. Incluso, resaltaron “un sacerdote del nivel de Monseñor Abraham llegó a pronunciarse públicamente a favor de la inocencia de Aguilera”.

Como rezago de una reunión de alta tensión, se escucharon hablar sobre otras iniquidades cuyo tenor obliga a cuidar el pudor del lector, como un chofer que sería amante de alguien importante, algún cura con amante enviada al extranjero, tejes y manejes dinerarios,  entre las perlas que se dejaron caer en esa reunión.

Y ahora qué sigue

Las brasas se consumieron con la extensa tenida de los “12 Apóstoles” y algunos personajes de alto nivel de relaciones, todos quienes concluyeron en que “se ha perdido el rumbo pastoral en Salta porque el obispo sigue intereses dinerarios a través de acuerdos políticos sin ocuparse de los pobres”.

De resultas, habría iniciadas ya operaciones político-eclesiásticas para tratar de devolverle a la jerarquía católica de Salta el perfil evangelizador que según estos grupos que operan “se perdió hace muchos años”.-

 

 

 

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar