Locales

La Vacuna dudosa

 SALTA-POR OSCAR DELMASTRO.- Desde los inicios de la pandemia pretendimos constituirnos en un ejemplo para el mundo en el terreno sanitario poniendo en relieve los grandes atributos de nuestro “Gobierno de científicos”.
A poco de andar comenzó a quedar demostrado que las palabras no fundamentan los hechos y menos aún los reemplazan, dado que prontamente comenzamos a perder terreno y pasamos a ser de “los ejemplos a seguir” a “los peores del grado”.

Proseguimos luego con la expresión de una sarta de imbecilidades tratando de menospreciar las actitudes positivas de otros gobiernos con cifras y estadísticas falaces por las cuales debimos salir a pedir las consabidas disculpas en mayúsculos papelones que se repitieron en más de una oportunidad.

Hay quienes tienen una facilidad asombrosa para caer en el ridículo y hasta pareciera que ello los hiciera felices. Vicisitudes de gente que no está a la altura de las circunstancias.

Siguiendo el guión de esta película “Made in Argentina” rankeada sin dudas en el top del INCAA surge lo que para el Gobierno es imperioso, acceder cuanto antes a la vacuna lo que en alguna medida podría ser entendible.

Lo que no es “entendible” es que ya se haya “elegido” la más “conveniente” para la salud del pueblo argentino y que curiosamente tal elección haya recaído en la vacuna rusa cuando aún, absolutamente todas están en Fase 3 de ensayos clínicos a cuyo final recién se podrá determinar que la vacuna es capaz de prevenir que ocurra la infección.

Para restar aún más credibilidad a los pasos de nuestros dirigentes podemos agregar el viaje furtivo y “top secret” a Rusia de la Viceministra de Salud de la Nación Carla Vizotti junto a la esposa del Ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires Daniel Gollán y otra destacada “militante”… de salud (obviamente).

Todo ello fue dado bajo expresas directivas de la Sra. Vicepresidente y que recién fueron de conocimiento del Presidente Alberto Fernández y del ministro de Salud Ginés González a través de los medios rusos y cuando la comitiva estaba a las puertas del Kremlin.

Para finalizar resultan altamente preocupante las contradicciones surgidas en el seno de la propia clase gobernante en cuanto a la determinación de la obligatoriedad o no de la aplicación de la vacuna.

Este no es un hecho menor porque a las claras nos dice que una vez más se priorizan otros intereses por sobre los de la salud de los argentinos. Demás está decir que esos “otros” intereses son personales y de índole económica.
Nos encontramos ante una situación que pone nuevamente sobre el tapete la deplorable calidad institucional de nuestros gobernantes y la creciente sospecha que detrás de esta “vacuna” se oculta un presunto negociado con un alto grado de inocultable evidencia.

DIOS salve a Argentina.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar