ArtículosLocales

Descontrol de Lules en Finca Las Costas: ¿Y el administrador, dónde está?

La movida originaria llegó hasta Salta donde se corporizó en autodenominados “descendientes de Lules” y como tales avanzaron en el reclamo de tierras. La  Reserva Natural Finca Las Costas es por estos días el epicentro de una sorda batalla donde no hay ley ni orden… ni administrador.

SALTA-POR REDACCIÓN.- La Reserva Natural “Finca Las Costas” ha sido desde hace largos años un lugar donde habitaban puesteros, pastajeros y arrenderos que ejercían sus actividades bajo la forma de un comodato establecido por un contrato.

Las tierras en sí, son titularidad de la provincia de Salta que incluye al sector de Finca Las Costas donde la Comunidad Indígena del Pueblo Lule reclama la posesión ancestral de ese espacio en una disputa que lleva años y cada vez se desorganiza más.

Ante el fortalecimiento de ciertas políticas públicas que otorgaban una identidad sobrevaluada a sectores originarios y de las cuales se aprovecharía más de un acelerado por conquistar “derechos”, comenzaron a surgir los problemas ya que aquellos contratos de comodato dejaron de firmarse y esos reclamos se mantienen más por la fuerza de los hechos que por el Derecho.

De Lules y “Alulados”

Una cosa son los originarios y otra muy distinta los avivados que “aprovechando la volada” salieron a blandir identidades perdidas incorporándose “de facto” a esa Comunidad. Así, quien fuera afín podría quedarse firmando los contratos del caso, o bien, “se hacía Lule” y entraba en el cuadro de beligerancia y rebeldía para apropiarse de la tierra.

Hoy el descontrol preside la situación porque el Derecho ha sido superado por la intención de apropiación ilegal, las construcciones clandestinas, venta de tierras sin respaldo alguno, entrega de posesiones irregulares, depredación de bosque nativo, uso contaminante de los cursos de agua naturales, todo por generado por algunos que lucran con dinero al amparo de una administración ajena a la situación o simplemente ausente.

 

De un administrador cuestionado

Los últimos diez años la administración de esas tierras estuvo a cargo de Enrique Cleman quien funge como veterinario y a quien se sindica como el que habría autorizado construcciones que estaban prohibidas, habría permitido también la tala ilegal con extracción de nogales y plantas nativas. De hecho, el establecimiento de viviendas sugiere baños y pozos ciegos con la lógica contaminación de las napas, lo cual va en contra del objeto de la Reserva ya que Finca Las Costas es además una reserva hídrica.

Si bien el administrador aduciría que todo ocurre porque carece de presupuesto, nada tiene que ver eso con la presencia de personajes con denuncias por abigeato, por ejemplo, contra quienes nunca se procedió.

Los «Lules» ¿dueños del paso?

La última aventura Lule (y de pseudolules) que hizo saltar las alarmas fue el cierre arbitrario de una puerta que conduce a un camino vecinal, procedimiento vedado para Lule o no Lule y sólo potestad de la administración que podía clausurarlo con la fuerza pública.

En la situación derivada de la pandemia, la Reserva Finca Las Costas se ofrecería como una alternativa válida para las familias de Salta que en las actuales circunstancias se verían impedidas de disfrutar de un espacio natural arrebatado por la viveza originaria y la falta de autoridad de la administración.-

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar