ArtículosLocales

Grave: Si Pulleiro no renuncia, se avecinaría una crisis en la Policía de Salta

Por estas horas cunde un ambiente de agitación ante el posible nombramiento de una cúpula que los uniformados no aceptan.

SALTA-POR REDACCIÓN.- La renuncia de la jefa de Policía, Norma Morales, sería la punta del iceberg de un clima de tensión que mantiene a los efectivos de la Policía de Salta trabajando poco menos que a reglamento.

La gestión del todavía ministro de Seguridad, Juan Manuel Pulleiro, estuvo signada por el conflicto con los efectivos desde su inicio. Comenzó con la reducción de las licencias y la falta de pago a los cadetes. Luego, el nombramiento de la Comisario, Morales, no cayó bien en la Fuerza, no porque fuera mujer sino porque no la consideraban capacitada para ese cargo en orden a su trayectoria. De hecho, apenas iniciado su mandato hubieron denuncias en su contra por maltrato de parte de la misma.

La pandemia tuvo un doble efecto en la Policía, por un lado, apaciguó los ánimos porque los policías pusieron delante su vocación de servicio a la comunidad, y por otro lado, el compromiso con los ciudadanos primó más que sus molestias por la política que aplicó Pulleiro.

Ese espíritu de cuerpo y la capacidad de entrega de los uniformados se patentizó cuando comenzaron a caer sus camaradas víctimas del COVID-19 sin que al ministro Pulleiro se le “moviera un pelo”. Por el contrario, en una visita al norte –Orán- maltrató a los policías de la zona más caliente, ordenando “no escuchar los reclamos” y pidiéndoles a los jefes “ajustar conductas”. Mientras tanto, el Coordinador Pablo Outes trataba de apagar el incendio mostrándose abierto al diálogo.

Ya en el mes de marzo pasado circuló entre los policías un primer video donde se llamaba a un acuartelamiento en el Centro Policial “Sargento Suárez” un domingo, el cual se suspendió porque prestar el servicio en la pandemia era más importante que reclamar.

La muerte del comisario Claudio Burgos, víctima del COVID fue otro  detonante. Un sepelio donde la ex jefa Morales pronunció un discurso “administrativo”, frío y sin sentido, sumado a la ausencia del ministro Pulleiro que ni siquiera envió una esquela, terminó de cortar el delgado hilo de la paciencia.

Desde ese momento y según lo expresaron algunos jefes, “el ministro y la jefa (ex ahora) vienen pedaleando en el aire” porque la Fuerza policial les había retirado todo reconocimiento. En los hechos, la cadena de mando viene rota desde setiembre pasado.

Rechazan la posible nueva cúpula

En la última semana el todavía ministro, Pulleiro, habría intentado componer una cúpula de “fieles” para lo cual habría motorizado la renuncia de la ex jefa Morales. El sentido de esta movida de Pulleiro sería que viéndose cada vez más arrinconado habría intentado ganar un espacio de poder con una cúpula que, primero, le responda absolutamente a él, y segundo, le garantice orden y disciplina con los policías.

Esta “cúpula” habría sido organizada a espaldas del gobernador, Gustavo Sáenz, a quien la idea no le habría causado ninguna gracia.

Según fuentes confiables, el candidato a jefe de Policía de Pulleiro sería el Comisario, el Comisario José Ibarra, quien tendría algunas tachas en su legajo. La mención de Ibarra cayó muy mal dentro de la Fuerza y por estas horas existe un estado de deliberación virtual –vía Whatssap- de los efectivos que no estarían dispuestos a soportar más de lo mismo. O peor, según algunos altos jefes.

La figura del Secretario de Seguridad como garantía de tranquilidad

En este punto es donde el nombre de Benjamín Cruz, actual Secretario de Seguridad, comenzó a fortalecerse dentro de la Fuerza ya que contaría con un amplio consenso para ser el sucesor de Pulleiro.

Según las mismas fuentes, apenas conocida en horas de la tarde de ayer la caída de Morales y la supuesta mención de Ibarra, los teléfonos comenzaron a sonar desde toda la provincia pidiendo el alejamiento de Pulleiro y su reemplazo por Cruz. Obviamente, con una cúpula policial consensuada y formada por jefes aceptados por los cuadros.

Hay que recordar que Benjamín Cruz es compañero de viaje político del gobernador Sáenz desde hace más de dos décadas y hombre de confianza del gobernador. Así, todo indicaría que la única forma de evitar un estado deliberativo de mayores consecuencias en la Policía sería este cambio referido.

Las próximas jornadas se presentan como decisivas para resolver un conflicto que viene batiéndose “sotovoce” dentro de la Policía de Salta, cuyos efectivos han aguantado hasta aquí el destrato y el abandono de un ministro que no estuvo a la altura de las circunstancias.

Los hechos demostrarán cómo continúa la historia.-

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. IBARRA ALIADO DE EX JP LAMI DEFENESTRO DESTRUYO UNA BRIGADA FORJADA HACE DECADAS DESPUES DE LAS FRANCESAS ANIQUILARON A PICCOLO Y DESMEMBRARON LA BRIGADA EN TOD EL PAIS TIENEN BRIGADA AQUI LA DESARMAN XA QUE NO LES HAGA SOMBRA
    QUE SE PUEDE ESPERAR DE ESTE DELINCUENTE IBARRA SINO NEGREAR AL PERSONAL NI UNA GOTA DE SANGRE AZUL SOLO ES UN BUITRE TODOS QUIEREN SER JP X SU INTERES PROPIO NUNCA X LOS POLICIAS DE CALLE NUNCA SIQUIERA INTENTARON DARLE RESPIRO A MORIR EN TERCIOS XQ TANTOS JEFES Y NO SALEN A LAS CALLES MUCHAS AREAS INVENTADAS INNECESARIAS X SU CONVENIENCIA C AIRE ACONDICIONADO MERMENDO GENTE DECALLE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Cerrar
Cerrar