ArtículosLocales

Francisco D’Andrea: Cuando la posición es cómoda, la crítica es fácil

La izquierda se caracteriza por la violencia callejera y verbal. Cuando no corta calles y quema gomas o daña edificios públicos, la palabra es una “molotov” dialéctica.

SALTA-POR BARTOLOMÉ BASURTO.- Hallamos entre el fárrago de galimatías dialécticos de la política a francotiradores que como tal es su especialidad, esperan desde la comodidad, ocultos y a salvo, la oportunidad para disparar su munición maliciosa sobre quienes, cual Atlas, cargan sobre sus espaldas el peso de las responsabilidades del mundo político en este caso.

Así vemos entre la hojarasca reseca, infértil y enmohecida, a un personaje que sin mayores pergaminos que los de ser un conchabado de un fruto caído como Manuel Santiago Godoy, aprovecha el rancho seguro –léase comida-, para justificar los mendrugos que le pagan como sicario, tal el caso de este Francisco D’Andrea.

Pero nada mejor puede esperarse de quien tributa en las filas del “No sé de qué se trata pero me opongo”, como es propio de la izquierda, cuyo signo y sino vienen maldecidos desde la más remota antigüedad.

En efecto, ¿qué de bueno puede esperarse desde ese sector maldito por los dioses, cuyos tributarios están condenados al foso de fuego?

Ya los jeroglíficos egipcios bendecían el adelanto por la derecha y el mismo Pitágoras obligaba el ingreso a los templos paganos con el pie derecho. El gran Píndaro otorgaba a la derecha sabiduría y a la izquierda todo ascendiente de pillaje.

Para los rabinos, la oscuridad fue creada por la mano izquierda de Dios y la luz por la derecha del Altísimo. ¡Será por eso que estos esbirros de la izquierda melodramática carecen de luces? Incluso los simbolistas masónicos identifican al lado derecho con lo legítimo y a lo izquierdo con lo siniestro, lo reprimido y lo resentido.

Podríamos abonar con muchos argumentos más para intentar comprender a individuos como este D’Andrea que abandona la madriguera de la FM de propiedad de Lucas Godoy para destilar su veneno y regresar a la oscuridad donde medra; de hecho, el Libro del Eclesiastés enseña que “El corazón del sabio lo guía hacia la derecha y el del necio hacia la izquierda”.

El gran Dante Alighieri en la Divina Comedia coloca a los más destacados en el Paraíso a la derecha y a los viles en el Infierno, a la izquierda.

Argumentos, repito, suficientes para echar un manto de lastimosa piedad sobre estos jumentos que viviendo de la Cámara de Diputados en calidad de “PP” (No Puro Picho, sino Planta Permanente), como la serpiente se enroscan en reversa y tientan morder la mano que les calma el hambre.

Porque este Francisco D’Andrea, si hallaría un gramo de ética, debiera renunciar a su sueldo de empleado parlamentario para entonar la crítica hacia los legisladores y en particular a la Presidencia del Cuerpo, destinatario último de sus aviesas intenciones.

Vale ilustrarlo sobre el hecho de que a pesar de la pandemia la Legislatura de Salta sesionó normalmente y dio a los salteños las leyes necesarias que permiten el normal funcionamiento institucional. En otras palabras, como Poder Legislativo, supo esa Cámara de Diputados acomodarse a la emergencia y cumplir con el mandato popular.

Todavía más, hemos de dignificar la tarea del nuevo Presidente, Esteban Amat, que a diferencia del anterior mostrenco de Godoy, había convertido a ese Recinto en un cubículo de genuflexos según se lo ordenaba el patrón al cual él había transferido su alma.

Hoy, la libre expresión, la disidencia, las voces discordantes y hasta los altaneros, han podido expresarse y convivir en un ambiente de libertad, experiencia desconocida hasta hoy en esa Cámara.

Tanto es lo anterior verdad que este mismo D’Andrea continúa fungiendo como director de un medio de prensa privado ¡Con sueldo del Parlamento! Así cualquiera, dirían en el barrio.

La Naturaleza enseña que los zánganos en la colmena son tolerados sólo el tiempo necesario antes de ser desechados para ingresar a nuevos ocupantes. Habría que tomar nota de esta enseñanza antes de continuar como la foto de la abuela… siempre en la cómoda.-

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar