ArtículosLocales

 La Virgen de La Caldera decapitada otra vez: ¿Satanistas, feministas o pandilleros?

Una nueva profanación sobre la Imagen de la Inmaculada que se halla al ingreso del pueblo de La Caldera se ha vuelto a cometer. ¿Son realmente seres satánicos o esbirros de la vagancia?

SALTA-POR ERNESTO BISCEGLIA.- La noticia hiere el espíritu de la comunidad cristiana porque el descabezamiento –por segunda vez- de la Imagen de la Inmaculada ya no es un hecho casual de borrachos sino que denuncia la presencia operativa de personas de mal hacer.

Esta segunda profanación a la misma imagen, nuevamente decapitándola, sugiere tener en cuenta algunas consideraciones.

La primera sería pensar en un hecho de inseguridad protagonizado por sujetos  ganados por la vagancia y los estupefacientes que encuentran en el daño a la imagen un modo de liberar la agresividad que los consume. Tarea de la policía sin mayores consideraciones.

Luego conviene pensar ya pensar en otros significados como el ataque a una imagen femenina en tiempos en que la mujer se idolatra como cuerpo, como objeto de placer y como instrumento de una política destinada a la destrucción de la sociedad.

Porque hay dos clases de feminismo, aquel que viene luchando por la igualdad de derechos de la mujer en la sociedad donde ejemplos como  Cecilia Grierson, médica y luchadora, Julia Lanteri , también médica, política y feminista, Alicia Moreau de Justo, que a sus 99 años constituía por sí misma un ícono del feminismo y que jamás acudió a modos violentos y se proyectó en la historia.

Y está este otro “feminismo” que lejos de enaltecer degrada a la mujer, la convierte en un títere ridículo y la echa a rodar por las calles destruyendo las categorías y los valores que le son propios por naturaleza y que la honran instalándola como un ser pleno de dignidad y potencia, cocreadora, organizadora de la vida familiar y social. Este feminismo tiene que atacar los íconos no sólo de la religiosidad sino principalmente Éste –la Virgen- que representa todo lo que combate: la virtud, la serena contemplación, la autoridad (María es la que ordena el primer milagro de Jesús: “Hagan lo que Él les ordene”) y por supuesto, la maternidad.

El satanismo

Cierta prensa echa sospecha de esta profanación a una secta satánica cuando en realidad para ser satanista en serio la primera condición es ser inteligente. Un ser inteligente no se pronuncia ante la sociedad con un acto tan burdo sino al contrario conquista a través del engaño.

Sin entrar en las consideraciones bíblicas del Génesis, del profeta Isaías o Zacarías sobre el Demonio, sí hay que admitir que el satanismo viene ganando grandes espacios en la sociedad camuflado de distintas formas mucho más sutiles que un atentado contra una imagen.

El satanismo opera a diario a través de la música, de la moda, del lenguaje, de la política, incluso de las expresiones religiosas.

Los especialistas en el tema admiten que hechos como este de La Caldera son avisos de cierta actividad operativa del Maligno a través de esbirros. Las pandillas son las más proclives a caer en estas tentaciones y se muestran con ataques a íconos que la sociedad considera sagrados porque con ello hieren a la comunidad y causan temor y discordia.

Cualquiera de estas opciones que fuera la que motivó este nuevo ataque puede ser superada con una comunidad organizada y unida. Conservando la calma y sin pedir cabezas porque precisamente eso es lo que se busca, alterar la paz espiritual.

Las creencias personales son sagradas para el fiel y deben ser sagradas para quienes no comparten o no creen. San Pablo enseña que “Me hice todo para todos, a fin de salvar a algunos por todos los medios posibles” (1Cor 9,22). De la misma manera, en una comunidad, Todos deben unirse en un Todo, para salvar a esos que andan por los caminos oscuros intentando apagar las luces por donde transitan los demás.-

Crédito Foto Portada: www.quepasasalta.com.ar

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar