ArtículosLocales

La política salteña y la permanencia “ad eternum” de los “pungas”, los “garcas” y los prostibularios

A pesar de la magnitud de la crisis social, económica y política, el elenco estable de la política salteña lucha por mantenerse firme y sin fisuras. Hay personajes que ya son inaceptables como continuidad o como retorno.

SALTA-POR REDACCIÓN.- La noticia de la reaparición en la escena política del defenestrado ex intendente de Salvador Maza, Carlos Villalba, pugnando por ganar espacios en el ex Partido Renovador de Salta, confirma que la decencia parece ser una categoría borrada de la política.

Si bien como ciudadano y mientras la ley no se lo impida, un sujeto como este Villalba puede ejercitar sus derechos constitucionales, el hecho de que se presente campante a jugar una elección es por lo menos una burla al electorado.

No menos siniestro resulta que un partido como el ex PRS que supo dignificar los valores del ser humano lo tenga todavía como afiliado luego de su vergonzosa y pública “performance” en un tugurio de sospechosa legalidad; esto, además de que tendría todavía causa abiertas por asociación ilícita, fraude y usurpación.

La dirigencia política parece no advertir el cansancio del electorado, esa sensación ya latente de ser timado por inoperantes, arribistas, coimeros, abusadores de la cosa pública y sobre todo, mediocres, semianalfabetos e iletrados.

El mundo ha cambiado de rumbo y en Salta la política, como un gran bolillero de lotería continúa dando vueltas con las mismas bolillas, en un alto porcentaje, negras.

Las encuestas no están dando buenos números para el gobierno y si no da un viraje de timón hacia el progreso y el desarrollo, las gestiones administrativas quedarán como el “Perla Negra”, que nadie sabe quién lo conduce ni hacia dónde va.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Totalmente de acuerdo.lamentablemente personajes siniestros como este ensucian la política,y lo peor es que los partidos los siguen aceptando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar