ArtículosLocales

El “Dragón” que comanda el control social de la población: La pandemia es la tumba de la globalización neoliberal”

Decadencia y crisis del sistema. El mundo ha ingresa en un período de caos, condición previa para la formación de un nuevo Orden Global.

SALTA-REDACCIÓN.- Asistimos al fin de la hegemonía neoliberal y al dominio de las ultraderechas. La asunción de Joseph Biden representa ante el mundo la derrota del liderazgo global de Norteamérica, particularmente en materia económica.

El ascenso del Eje Asia-Pacífico es un hecho indiscutible e imparable que impone un nuevo paradigma donde los valores y las categorías de la Modernidad están desapareciendo: Patria, soberanía, moneda, Constitución y sus derechos y garantías, la religiosidad, particularmente católica. Todo va siendo parte de un bagaje del pasado.

En pocas décadas, China se ha posicionado de manera geopolítica y muestra sus ambiciones hegemónicas, un ejemplo de resiliencia colectiva inédito en el mundo.

La era Trump ha resultado un retraso para los Estados Unidos cuya expresión más significativa fue el asalto al Capitolio.

Esta política arrastró a la Unión Europea y terminó debilitando su posición, tanto que el Euro no resultó todavía ser una moneda confiable. En su seno, los países que formaban entre las primeras potencias del mundo se debaten hoy en crisis sanitarias y económicas cercanas a las latinoamericanas.

De hecho, Estados Unidos, los países de la Unión Europea y los emergentes latinoamericanos están pagando y pagarán un precio muy caro con la pandemia.

Como señalan los analistas, “La pandemia es la tumba de la globalización neoliberal”

El eje del Nuevo Orden

El mundo que se ha echado a andar se basa en la tecnología y China está a la cabeza de este Nuevo Orden. Comanda la construcción de las redes 5G, son primeros en materia de inteligencia artificial, computación cuántica y superordenadores. De hecho, comanda las cinco ramas más importantes de la economía mundial: farmoquímica, automotriz, aeronáutica, electrónica y telecomunicaciones.

La vida no volverá a ser como antes del inicio de la pandemia del COVID-19; advertir ese cambio y estudiar cuál será la mejor manera de subirse a ese tren es tarea de estadistas. Los pueblos que no asuman este cambio pagarán con una crisis social sin precedentes esa ceguera.-

 

.

 

 

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar