ArtículosLa CalderaLocales

La Caldera: La intendencia suma otro fracaso, el Concejo Deliberante le rechaza el Presupuesto

En un hecho político que se destaca, los ediles caldereños rechazaron el Presupuesto enviado por el Ejecutivo municipal. Algo está cambiando.

SALTA-POR REDACCIÓN.- El Presupuesto Municipal es un documento de gran importancia por ser un instrumento de planificación, dado su carácter limitativo en relación con los gastos en él recogidos, que permite diseñar las condiciones y posibilidades de la acción municipal.

La estructura presupuestaria proporciona un control en la gestión y toma de decisiones teniendo en cuenta la naturaleza económica de los ingresos y de los gastos, las finalidades y los objetivos que se pretenden conseguir mediante el desarrollo y los servicios prestados por la Entidad a los largo del año.

De allí que el rechazo por unanimidad expresado en la sesión extraordinaria del viernes 29, por las concejales caldereñas al Presupuesto que presentó el intendente local, señalando algunas falencias e inconsistencias, sea verdaderamente un hecho político significativo.

El Presupuesto Municipal es un documento de gran importancia por ser un instrumento de planificación, dado su carácter limitativo en relación con los gastos en él recogidos, que permite diseñar las condiciones y posibilidades de la acción municipal.

Hay que atender a la naturaleza de este rechazo que no significa otra cosa que en La Caldera las Instituciones han comenzado a funcionar a pleno.

Es una costumbre que en los pueblos se elijan los concejales “a dedo” para acompañar a un intendente y no para controlarlo. Así, se instalan a vecinos adeptos a la gestión que callan lo que se debe denunciar y firman lo que les ordenan por teléfono.

El rechazo del Concejo Deliberante de La Caldera al Presupuesto no debe ser tomado como un acto beligerante contra el intendente, Diego Sumbay, sino que debiera ser apreciado como un obsequio político, ya que le otorga la posibilidad de sentarse y reencaminar una gestión que viene al garete desde que asumió.

La gestión de Sumbay, como tantas otras, ha demostrado estar privada de toda idea novedosa. Es un dato de la realidad que hasta la fecha en ese Pueblo no ha sucedido nada extraordinario. Por el contrario, las veces que el nombre de La Caldera ha ganado los titulares de los medios de prensa ha sido por desafortunadas acciones: paros de meses, cortes de ruta, reclamos de cloacas y el infame atentado a la Imagen de la Virgen. Otra cosa no se conoce.

Es alentador entonces que desde el Concejo Deliberante se le haya dado vida política al municipio, porque ahora el Ejecutivo tendrá que revisar sus cuentas y proponer números al alcance de la realidad.

Debe el intendente Sumbay comprender que no está frente a malignos enemigos de su gestión sino frente a vecinas realmente comprometidas con la gestión y que han demostrado querer defender los intereses de la comunidad.

Un ejemplo que debe cundir en la provincia de Salta.-

 

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar