ArtículosLocales

El caso de Miguel “Von” Nanni y la “Noche de las Boinas Blancas”

La “Caza de Brujas” es una actividad persecutoria practicada por grupos minoritarios que codician el poder y poseídos por la ignorancia y la ambición echan mano a la depuración so pretexto de “pureza de raza política”.

SALTA-POR EL DR. BARTOLOMÉ BASURTO.- Conmovidos nos hallamos los hijos de la República ante estos facciosos y despóticos usufructuarios de las prebendas de los cargos democráticos que organizan ahora purgas y “pogrom” poniendo precio a la cabeza de sus propios correligionarios.

Los hombres decentes deben constituirse en denuncia de esta casta de lúmpenes que vendieron hasta su boina blanca para usurpar las magistraturas y ahora resultan en esbirros del autoritarismo más abyecto.

Allá van los despojos de la que fuera la orgullosa Unión Cívica Radical de Salta, desquiciada ahora por estos estultos enfermos de poder.

Ese chirimbolo de Miguel Nanni, apenas un gorgojo poseído por el “Síndrome de Eurípides” que la tragedia griega describía cuando los “dioses vuelven loco primero a aquel a quien quieren perder”, no puede ser más que candidato a interno de un cotolengo, porque sólo un desmembrado psicótico es capaz de concebir las calamidades que él y su grupo están ejecutando.

Sea esta una prueba de la piedad de los correligionarios radicales hacia este innoble Nanni que no merece sino la conmiseración y la lástima que les procede a los seres desgraciados y lastimeros. Todo insulto hacia este casquivano será inteligencia derrochada, pues ni gramaje espiritual ha demostrado tener.

Decimos esto en posesión de la prueba que lo juzga y lo condena como el fascista y patibulario que ha demostrado ser, echando y suspendiendo a sus correligionarios bajo la falaz injuria de “ir con otro partido lo que prohíbe la carta orgánica”, cuando fueron ellos los primeros que tranzaron el nauseabundo fragote con ese predicador de la pala sin usar de Alfredo Olmedo, no sin antes haber vendido sus almas al régimen del malogrado Urtubey.

Son las mismas larvas que tentaron ante la falta de sello pintarse de bolcheviques con esos mercaderes de “Libres del Sur”, que ni eran libres porque se vendieron por un cargo, ni tampoco del sur porque su norte también es lucro político.

¿Qué es esta conducción “radical” sino una caterva de hijos de la demoníaca Hubris? Posesos de vanidad y orgullo destructivo, nublada su razón por los vapores maléficos del Lago de Azufre a donde corresponden sus codiciosas existencias.

Ni siquiera los muertos hallan la paz frente a estos criados de Lady Macbeth que incitaba  a su marido para apoderarse del reino usando de la traición, la vileza, la falta de escrúpulos y la perfidia.

Macabros, lóbregos y tenebrosos, igual que inquisidores medievales, van en pos de los ilustres muertos -como el Dr. Federico Núñez Burgos- para ultrajarlos en sus propias casas demostrando su incontinencia autoritaria.

Como corresponde al orden dictatorial, el nepotismo y el fraude se comulgan en la acción y pasión de estos endebles cerebrales que no buscan sino la causa de su satisfacción personal.

¡Radicales, levanten las Banderas, recuperen las divisas y marchen detrás de sus grandes muertos, como diría el magno Raúl Alfonsín: “Alem, Hirigoyen, Lebenson, Illía…”!  y reconstruyan la gloria de la Unión Cívica Radical, antes de que esta horda de insignificantes bacilos termine por expulsarlos a ellos también.-

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar