ArtículosLocales

¿La vacuna del Anticristo?: Sólo los que tengan la “marca de la Bestia” podrán comprar, vender y viajar

Un Editorial publicado en The New York Times, advierte que la humanidad va hacia el control mundial a través de la vacuna. Es tiempo de pensar en otras soluciones sociales porque la vida ya no será nunca más igual.

SALTA-POR ERNESTO BISCEGLIA.- El grueso de la población parece no darse cuenta de la gravedad del fenómeno que estamos viviendo. La pandemia del COVID-19 apenas ha comenzado y los cambios que produjo no son sino nada más que el umbral de lo que se viene.

La periodista, Elda Cantú, en un editorial que publica hoy The New York Times, dice que: “Poco a poco, nuestro mundo empieza a dividirse en dos: el de los vacunados y los que aún faltan por vacunarse. Los vacunados han empezado a viajar, a socializar y —aunque los expertos dicen que no deberían— también a respirar sin cubrebocas.”

Quienes no se han vacunado y no quieren hacerlo, están comenzando a vivir el calvario de una discriminación que será creciente hasta llegar al punto en que sean considerados parias en sus propias vecindades. Lo que alguna vez imaginó Hollywood, ya ha llegado.

El artículo describe la realidad que está comenzando a vivir Latinoamérica: “Cuba, donde escasea incluso el pan, anunció que la Soberana 02, su vacuna nacional, estaba cerca de aprobarse; la noticia abriría la puerta no solo a que toda la isla quede inmunizada, sino a posibles donaciones a otros países y también a un inusual turismo médico. Y Perú ha sido remecido con la revelación de que cientos de personas cercanas al poder —funcionarios, empresarios, médicos— se vacunaron de manera irregular con un lote de Sinopharm destinado para un ensayo clínico.”

Todo por una vacuna… hasta la dignidad como ser humano

La vacuna promete devolvernos “un poco del mundo que hemos perdido”, dice la nota, pero esa frase dice mucho más, señala que nada volverá a ser como antes y que los humanos terminarán hasta matando por una vacuna.

A propósito de esto último, la nota advierte con ejemplos este camino que ya se va insinuando: “En Texas, un médico al que le sobraron dosis que pronto expirarían se lanzó en una búsqueda contrarreloj de pacientes elegibles —entre ellos su esposa— que le costó su trabajo.”

Y “en Massachusetts, donde el gobierno anunció que quien acompañe a una persona de la tercera edad al centro de vacunación también recibiría la vacuna, algunos empezaron a ir puerta por puerta a buscar a alguien que necesitara un aventón.”

Vacunarse o morir en soledad

Finalmente, la nota advierte explícitamente que “ya se estudian alternativas de documentos de viaje para comprobar que las personas están vacunadas, algo que podría acentuar las disparidades y acercarnos a una distopía donde la movilidad internacional estaría reservada para unos pocos.”

No sólo la movilidad internacional, en Estados Unidos ya existe en ciernes una legislación laboral por la cual las empresas podrán despedir a quienes no se vacunen, y así progresivamente irán incrementándose las restricciones hasta que se llegue –en un corto-mediano plazo- a que sea una realidad aquella profecía del Apocalipsis: “y que ninguno pueda comprar o vender, sino el que tiene la marca, o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.” (Ap-13-17).

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. CADA VEZ SE HACE MAS RESTRICTIVA LA COMPRA VENTA CON EFECTIVO Y SE NOS DICE QUE DEBEMOS MANEJARNOS CON LOS MEDIOS ELECTRÓNICOS. TODAS RESTRICCIONES PARA ACORRALAR AL QUE NO QUIERA ESTAR DENTRO DE ESTE PERVERSO SISTEMA .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Cerrar
Cerrar