ArtículosLocales

20 de Febrero de 1813: Por qué La Batalla de Salta es la más importante de la Gesta de la Independencia

De todos los hechos de guerra librados en el teatro de operaciones del norte, la Batalla de Salta fue fundante y fundamental para garantizar los hechos posteriores que llevaron a los pueblos sudamericanos hacia la Libertad.

SALTA-POR ERNESTO BISCEGLIA.-  La provincia de Salta ha sido el escenario de los hechos principales de la Gesta de la Independencia. De todos ellos, la Batalla del 20 de Febrero de 1813 contiene sucesos que la destacan como el hecho bélico más importante de todos: Si Pio Tristán le ganaba esa jornada al General Manuel Belgrano, la Independencia se hubiera visto seriamente comprometida o no hubiera sucedido tal como la conocemos.

De allí entonces que la Gesta Belgraniana y Güemesiana tengan para los argentinos -y los salteños en particular- una índole de savia constituyente, pues el qué somos y por qué somos hunden raíces en aquellos días donde la Guerra de la Independencia fue un asunto de los pueblos antes que de los políticos.

Recordemos que a Buenos Aires muy poco le interesaba la suerte de las provincias del norte y tanto Güemes y Belgrano, sin el concurso de los gauchos y los pueblos saltojujeños y altoperuanos (los sencillos), nada hubieran podido hacer frente a la potencia de uno de los mejores ejércitos del mundo de aquella época.

Una desobediencia debida, una Bandera, una Victoria

La Batalla de Salta es consecuencia de la desobediencia de Belgrano al gobierno central que le ordenara bajar con las tropas hasta Córdoba, obviamente, para defender los intereses del Puerto. En ese punto es que el General Belgrano pensó que dejando abandonadas estas provincias no se recuperarían jamás. Cuenta además el concurso del pueblo tucumano que le saliera al encuentro de Belgrano pidiéndole resistir y  apoyar ese evento que cambió el curso de la historia. Así, el 24 de Setiembre de 1812, se libró la Batalla de Tucumán “La más criolla de todas las batallas”, en palabras de Vicente Fidel López.

En segundo lugar, la Batalla de Salta constituye la pila bautismal de nuestra Bandera Nacional. Apenas una semana antes -13 de Febrero de 1813-, el General Belgrano tras cruzar el Río Pasaje (hoy Juramento), hace jurar a los soldados fidelidad a la Asamblea del Año XIII recientemente constituida en Buenos Aires y esa Bandera flamea por primera vez en los Campos de Castañares alcanzando el rango de divisa nacional en lo que sería su bautismo de fuego. Es en Salta donde la Bandera blanca y celeste se tiñe de gloria y sangre como símbolo para los argentinos de todos los tiempos.

Por último, la victoria del 20 de Febrero sella la suerte de las aspiraciones españolas sobre estas tierras, porque si bien la guerra continúa por una década más, la acción del General Manuel Belgrano, luego de esta fecha y con el concurso de los Gauchos del General Martín Miguel de Güemes, los realistas jamás podrían franquear el límite de la Quebrada de Humahuaca.

Óleo titulado La Batalla de Salta, pintado en 1908  por el artista italiano radicado en Salta Aristene Papi que se conserva en el Recinto de Sesiones de la Legislatura de Salta.

 

La historia como la filosofía son maestras de la vida, los pueblos que no saben de dónde vienen no pueden decidir hacia dónde van, por eso en Salta nos debemos todavía una pedagogía de la Gesta de la Independencia que nos otorgue esa identidad regional y como país. En la Argentina la historia ha sido y sigue siendo el botín de guerra de los gobiernos, ya porque la usan para trocearla en relatos interesados, ya porque los funcionarios del área son notables incompetentes, ya porque la historia ha desaparecido de las aulas.

Por este camino, sin saber quiénes somos, a la larga, podemos desaparecer nosotros.

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar