ArtículosLocales

Malvinas: Un instante de gloria, una vida de honor

Quizás sólo quienes vivieron ese momento saben de la intensidad de sentimientos contrapuestos que se pusieron en juego. Aquella generación vivió en carne propia lo que sintieron aquellos soldados de la Independencia: era al fin, la Última Batalla contra el usurpador extranjero.

SALTA-POR ERNESTO BISCEGLIA.- Según pasan los años el ánimo y el fervor por considerar a la Gesta de Malvinas como una lucha épica por los derechos patrimoniales del país, las nubes de la distancia se tiñen de grises, en muchos casos manchadas por las ideologías que no saben el significado de la palabra Patria.

La Guerra de Malvinas se puede considerar desde dos vértices: desde aquel del observador civil y lejano a los hechos, incluso a la historia, para quien aquellas jornadas fueron delirios de un dictador, el envío de jóvenes a una muerte absurda, cuando no el juicio delirante de los extremistas que alguna vez empuñaron las armas contra pueblo, diciendo “Ojalá no hubiera vuelto ninguno”.

Pero está el otro punto de vista, el de quienes fueron protagonistas reales de aquellos episodios. No sólo jóvenes soldados sino también cuadros, suboficiales y oficiales, que demostraron un alto profesionalismo, según la Fuerza de que se tratare.

Para estos últimos, Malvinas, constituye todavía un deber a saldar. Aquellos jóvenes y oficiales lucharon con verdadero carácter y sentimiento patriótico, algo que nunca antes y mucho menos después volvería a repetirse.

La fecha, más allá de las circunstancias políticas que la rodearon, constituye un mojón en el camino de las luchas de este país por conquistar su soberanía. Malvinas fue una verdadera Gesta nacional, que inflamó a todo un pueblo que puso el sentimiento de Patria por encima de un gobierno que ya se caía.

Es todavía una Causa irredenta, un saldo deudor que lamentablemente estimamos no se saldará en las próximas generaciones. No por falta de valor y honor de los argentinos, sino porque aquello que los soldados tiñeron con el rojo de susangre, los políticos venales lo cambian por el verde de los dólares.-

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Cerrar