ArtículosLocales

De asesores y “asesoretes” en Salta: Nada de Política con “P” de Pospandemia

La ausencia de propuestas sobre políticas para enfrentar la pospandemia es preocupante.  Parece que más allá de merenderos, cursitos, foto-show onda “estuve en…”, frases hechas, ninguno advierte que cambió el curso de la historia. Los ciudadanos estamos en manos de improvisados.

SALTA-POR ERNESTO BISCEGLIA.-  El bajo nivel académico de la mayoría de los candidatos no es una novedad, empeorado con que no es necesario ser un Nobel para postularse o fungir en un puesto, para eso están los asesores. El problema es que una gran mayoría quiere hacer una diferencia con los «AP»  contratando “asesoretes”.

Nadie habla, por ejemplo de cómo mejorar la calidad de las políticas públicas en la Salta que ya comenzó a escribir su Nueva Historia. Nadie parece caer en la cuenta de que atravesamos un fenómeno impredecible y de alto impacto que afectó incluso a la intimidad de cada uno.

Si leyeran aunque más no fuera los diarios, alguno podría estar siguiendo la Teoría de Taleb (Nicholas) que propone que el hombre público debe estar preparado siempre para afrontar eventos inesperados  y limitar así el impacto sobre la sociedad achicando los resultados extremos.

El ejemplo de la salud, la educación y la política

En Salta, ningún ministro estuvo a la altura de las circunstancias. Al inicio de la pandemia todo fue prueba y error hasta más o menos encontrar el camino. A la fecha, los profesionales de la salud (desde el enfermero al médico) reniegan de las falencias con que deben cumplir sus labores. Los hospitales todavía carecen de elementos básicos.

La prueba más elocuente de esta situación es la reciente renuncia del Dr. Francisco Aguilar a la presidencia del Comité Operativo de Emergencia (COE) abochornado –lo dice él mismo- por la vergüenza en que resultó del asalto de una horda desbocada durante los actos del Bicentenario güemesiano.

En educación la situación es igual o peor ya que los alumnos tienen prácticamente dos años perdidos. En este momento el ausentismo de los educandos es alto y los niveles de aprendizaje muy bajos. Los establecimientos no tienen agua y los baños no funcionan en muchos casos, sin contar que no se ha provisto del personal caído por la pandemia.

En el caso de la política no hay nada para decir, sencillamente porque no se hizo nada. La inoperancia política del titular de esa Cartera exime de mayores comentarios.

Y así…

¿Qué dicen los candidatos que pretenden continuar “ad aeternum” o llegar a un cargo sobre las nuevas políticas públicas? ¡Nada!

El economista Didier Sornette define claramente el problema político de Salta –y del país- con la metáfora del Rey Dragón, explicando que existen eventos “extremadamente grandes en tamaño o impacto (un rey) y de una especie original distinta (un dragón)”, como sería la pandemia del coronavirus que hacen impredecible cualquier análisis.

Fallan los funcionarios no porque el hecho sea impredecible sino porque tienen simplificada a la realidad (merendero-foto-bolsón-asistencialismo-cursito), no tienen alineados los objetivos de búsqueda (no se preparan para asumir ningún cargo) o porque su “ignorancia racional” les impide incorporar nuevos conocimientos. ¿Cuántos son los candidatos y funcionarios que se han hecho asesorar más allá de Salta? ¿Uno, dos, quizás tres?

Como dicen los científicos: “La mala ciencia deriva en la mala política”.

Aún no ha comenzado la campaña, tal vez nos sorprendan, sobre todo los viejos candidatos, esos de veinte, quince o diez años diciéndonos cómo debemos pensar el transporte, la educación, la política laboral, las ciudades, las incumbencias y limitaciones del Estado, las redes de protección social y todos  los vectores del desarrollo en Salta.

Caso contrario, recomendable sería ir comprando para tener en cada hogar una mochila de supervivencia que en las redes sociales vale alrededor de $ 8.000 (Pesos Ocho Mil).

Bastante menos de lo que nos cuesta un candidato o un funcionario que no saben nada de todo esto.-

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Cerrar
Cerrar