ArtículosLa CalderaLocales

La Caldera: Donde la oposición asusta y un voto vale “papas y palitos”

Extraño paraje éste de La Caldera, donde un intendente es atacado por una oposición que no existe, un vecino vale un paquete de comida chatarra vencida y vuelven al Cristo “trans”.

SALTA- POR EL DR. BARTOLOMÉ BASURTO.- Debiera esta nota ser quizás una oda a la baratija, para quien no maneja el léxico instruido, es la cosa menuda y de poco valor. Y pues, ¿dónde se obtienen baratijas?, allí mismo, en las ferias y bazares. Aplicado a la política, ésta puede ser barata, que es el común de lo que todo político hace en este momento, o bien, aún más degradada, es decir, una baratija como comprobamos que vale un voto en La Caldera y Vaqueros.

Parece ser éste un departamento donde el tiempo se ha detenido y la política se hace a la usanza conservadora de hace un siglo, cuando el patrón de estancia hacía un asado para la peonada y les pedía las libretas de enrolamiento que llevaba en pila a la mesa electoral, donde vociferaba: “¡Todos estos votan por el Doctor!”.

En La Caldera, “Todos estos votan por la Doctora!”, pero a diferencia de aquellos tiempos de bonanza, el “azadazo” se ha convertido en un manojo de papuchas y palitos. Por lo menos, para los “conserva”, el voto valía una costilla y un “cacho de vacío”, pero ahora, vale el vacío -70% promedio- de un paquete de crujientes papas fritas y saborizados palitos, tan vencidos como esta forma de hacer política.

Por qué llenarse de humo haciendo un asado si se puede vender humo envasado en un crocante combo de comida tan charrata como los candidatos que se ofrecen  “Una senadora y un convencional tamaño palito”, ambos tan vencidos en sus tiempos como los productos que reparten. Coherencia, que le dicen.

Pero como no hay dos sin tres, a terciar en este cotolengo viene un facultativo de “sabor faire” cubano, el Dr. Diego Sumbay, quien denuncia que a la hora en que los difuntos salen de sus tumbas y se abre la salamanca, de allí salen opositores a intentar acertarle una pedrada en la testa. Lo que no se dilucida aún es si se trata de una agresión o acaso de algún benefactor que quisiera “abrirle la cabeza” en el sentido figurado de despertarlo para que vea la realidad.

Ahora, pues, curioso resulta que Sumbay suponga que se trata de un crimen político, en cuyo hay que pensar en la autoría de una oposición, cosa más rara todavía pues oposición en La Caldera y Vaqueros no hay, no se ve, no existe. Prueba de ello es que los únicos “flyer” que andan por las redes sociales violando la ley electoral son los de la Senadora, rerecandidata, del convencional “Moreno Palito” y de los rerecandidatos a concejales de cuya producción de ordenanzas no sabe ni el Oráculo de Delfos.

Ergo, queda pensar que el atentado contra Sumbay es nomás de algún alma impenitente que quiso castigarlo por utilizar el vehículo oficial para ir a ver un partido de fútbol en horas en que debiera estar guardado en el parque de automotores municipales.

Ya ni en las almas se puede confiar.

Mucho menos se puede confiar en gentes que han reducido la inteligencia y el valor de los vecinos a una papa y un palito (por lo menos antes era un bolsón) y que en lugar de darles pan les ponen adoquines.

Entre papas y palitos ha quedado este pobre Sumbay cuya especialidad –no médica- es “sembrar vientos y cosechar tempestades”, como dice el aparcero, porque como han contado los lugareños, el hombre “Pa la política es más atravesau que trote e’cuzco». En criollo llano sería: “No da pie con bola”.

Reconocer es justo que Sumbay es un adelantado, un verdadero “Open Mind” que ha trans-figurado al propio Cristo de La Caldera en un moderno galileo con túnica de verano, onda solera y lo ha utilizado para la más avanzada técnica de “arte efímero”, una pintada, una iluminada y ahí quedó: un Cristo trans… figurado, repetimos.

¡Ah, pueblo éste de La Caldera! Como bien dice el dicho campero: “Al freír será el reír”. Y las papas y los palitos son fritos, ¿Verdad?

Igual que está quedando el intendente Sumbay.-

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Cerrar
Cerrar