ArtículosLocales

Necesitamos otro Congreso de Tucumán: Pero no tenemos patriotas

A 205 años del día en que se firmó en Tucumán el Acta que nos investía como una “… nación libre e independiente (de España) y  toda otra dominación extranjera», el país se halla postrado por tiranía de la corrupción, la disolución social y la falta de patriotismo.

SALTA-POR ERNESTO BISCEGLIA.- Los supremos sacrificios de los hombres que a fuego y sangre lograron convocar al Congreso de Tucumán en 1816 con el sólo fin de declarar la Independencia de estas tierras, han sido burlados por la codicia de los modernos gobernantes que ha desprecio de la historia saquean a la Patria peor de lo que hizo España y de lo que hubieran hecho los mismos ingleses.

¿Para qué hombres de la talla del General José de San Martín, de Manuel Belgrano y del mismo Martín Miguel de Güemes, cuyo “Pacto de los Cerrillos” permitió la celebración de aquel Congreso, dejaron bienes, familia y hasta la vida en el empeño de la Libertad?

¿Para qué surcaron aquellos polvorientos e infames caminos los congresistas, poseídos por la ilusión de ganar a este país para la causa de una nueva Nación?

Para que los gobernantes de la Argentina contemporánea se dediquen al pillaje de la cosa pública sin pudor, exacerbados por la codicia ilimitada. Desesperados por llegar a los cargos públicos para llenar la bolsa y cuando ésta se colma, continúan como las bestias cebadas aferrados a sus cargos para continuar esquilmando al país. A la provincia. A los municipios.

Estamos los argentinos otra vez tiranizados por un enemigo cuantiosamente más peligroso que el español o el inglés. Estamos sometidos por la peor de las especies que se arrastran, los traidores a la Patria.

Porque el individuo que se enriquece a costa del impuesto de sus conciudadanos, que vende el patrimonio público para incrementar el suyo y el de su gavilla, es un infame.

Hoy, la Patria y los argentinos decentes lloran la Libertad perdida a manos de sus propios compatriotas que comprometidos en nefandos consorcios asaltan el poder para el sólo objeto de satisfacer sus más bajos instintos.

Necesitamos otro Congreso de Tucumán

Debiéramos volver a Tucumán aquellos que sentimos a la Patria como la heredad común. Marchar hacia el corazón del interior a fortalecer ese divagante concepto de “Federalismo” jamás practicado.

Porque no fue Buenos Aires la madre de la “Revolución” de 1810 sino Salta con el General Güemes que la hizo carne en el pueblo mientras la metrópoli sólo buscaba cuidar sus negocios. Fue en Tucumán donde los diputados del interior dijeron ¡Basta!, a la execrable dominación –domo diría Güemes-, fueron los hombres del interior los que tuvieron el valor de “Declarar la Independencia”, un acto propio de dementes para ese momento.

Sí, debemos volver a Tucumán para fundar otra vez el país. Marchen allí las columnas de los argentinos decentes, de trabajo, de familia, los creyentes –no los católicos sino los hombres y mujeres de fe-, los que aman a este suelo. No es una marcha por la Libertad de los presentes, sino para los venideros.

Sí, debemos volver a Tucumán para celebrar otro Congreso de la Independencia.

Sólo que ahora parece que ya no quedan patriotas…

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Cerrar
Cerrar